Velvet Buzzsaw - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Velvet Buzzsaw

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Fantástico


 
 

Velvet Buzzsaw (Dan Gilroy, USA, 2019)



Sinopsis (de qué va)

Después de que se descubran y comercialicen una serie de sorprendes y radicales pinturas de un desconocido artista fallecido, cuyas últimas voluntades eran que se destruyeran todas ellas, la existencia de un grupo de codiciosas personas vinculadas al universo artístico se verá salvajemente afectada por una misteriosa y violenta fuerza sobrenatural vengativa.


Sus hechizos

· Su reparto, con un acertado despliegue de rostros conocidos y contrastados oficios en algunos casos, con una especial mención a la poliédrica actuación del siempre brillante  Jake Gyllenhaal, fetiche del autor de la obra.
· Un diseño de producción amplio y notable, acorde al ajustado trabajo cinematográfico, brillante y sombrío a partes iguales, aunque sin llegar a las sorprendentes cotas alcanzadas en el debut de Dan Gilroy.


  
Sus desaciertos

· El escaso éxito alcanzado sobre sus objetivos, los cuales se advierten enfrentados entre el tono de producción y la intención autoral, entre el entretenimiento suspensivo y la crítica contemporánea social.
· El desafortunado y superficial relieve entregado sobre los caracteres, imponiendo un perfil de personajes que se definen más por sus actos que no por sus arraigados principios.


Primeras impresiones

Lamentablemente, el tercer de Dan Gilroy nos ha dejado algo tibios, tras el furor despertado en la magnífica Nightcrawler (2014) y la muy interesante Roman J. Israel, Esq. (2017), ambas comentadas también en Travelling. Esos dos trabajos del autor californiano mostraban una personalidad inequívoca, un sello particular artístico definido en lo técnico por la saturación de oscuros y exuberantes planos descriptivos al mismo tiempo que, en su parte narrativa, por una preocupación sustancial por la dicotomía entre las desmedidas ambiciones y la irremisible caída al vacío de sus protagonistas. Esta vez tan sólo veo apuntes diáfanos acerca de su atractiva mirada cinematográfica, debido al acentuado influjo de su producción, impulsada por el nuevo gigante media Netflix.

Como producto del mismo, se adivinan las intenciones de abarcar un target amplio mediante un relato que se entrega, de manera evidente y algo burda, a la sucesión de hechos fantásticos en la frontera del terror de impacto, desde unos fundamentos ya mostrados en anteriores ocasiones con mayor o menor éxito (un ente sobrenatural que se manifiesta a través de obras artísticas, una venganza por etapas…), aunque eso suponga no abordar el origen y desencadenante de los hechos, creo que mucho más interesantes que los mismos en sí. Temas como la sedienta e insensata ambición del ciudadano contemporáneo, el desmedido egoísmo egocéntrico del individuo en el seno de una salvaje sociedad competitiva, que no valora sino la meritocracia actual, la quiebra de la confianza en las relaciones inter personales u otros que se derivan del perfilado de sus personajes quedan desdibujados ante el relato de los hechos, perdiendo de éste modo la historia una profundidad que con toda seguridad iluminaría de manera brillante el conjunto del filme.

En consecuencia, podemos encontrarnos ante un entretenido producto que si logra captar mi atención pero no logra apasionarme, dejándome un poso de decepción autoral que me insatisface. Mediante un completo diseño de producción que logra llenar la pantalla y unas ajustadas interpretaciones (alguna particularmente notable) se revela como un producto manufacturado dentro de unas coordenadas precisas, que contiene la talentosa virtud de sus autor sin dejarlo desbocarse, recomendable para un amplio espectro de espectadores que deseen pasar un buen rato con un canal de pago acompañado de unas palomitas.


Nuestra valoración · 6


sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal