Trolls - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Trolls

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Animación


 
 
Trolls (Walt Dohrn / Mike Mitchell, USA, 2016)




 
 
 En pocas palabras

 Todos ellos son muy alegres, algo locos y amantes del color más rabiosamente explosivo, felices criaturas conocidas como Trolls a los que les encanta juguetear todo el día, cantando y bailando. Pero todo cambiará cuando su líder Poppy (Anna Kendrick) y su polo opuesto Rama (Justin Timberlake) se embarquen en una aventura que los llevará mucho más allá del único y fabuloso mundo que conocen, debiéndose enfrentar con sus temores más recónditos en una peligrosa misión de rescate ante los temibles Bergen… la realidad, no obstante, es mucho más diversa y cambiante de lo que en ocasiones aparenta.


          


 Valores (porqué vale la pena)
 
-  Por sus implícitos y maduros mensajes bajo la capa del entretenimiento de base, haciendo especial hincapié en la importancia de relativizar los problemas, encararlos desde una actitud serena y vivir la vida intensamente con el único objetivo de perseguir la felicidad.
-  Por sus líneas narrativas en segundo plano: la importancia de la responsabilidad, el deber de la integridad, la posibilidad permanente del cambio, la consideración de la belleza interior y la búsqueda del bien y la felicidad del entorno social como medio o camino para la realización personal.
-  Por la acertada selección de su banda sonora, mediante la elección y adaptación en sus propios diálogos narrativos de grandes y enérgicos clásicos musicales del funk, el rock y el pop que propulsan una historia necesitada de ellos para crecer.
-  Porque aunque no representa grandes avances significativos en la dinamización de objetos de ficción sobre fondos planos, los personajes encajan y viven en la historia de un modo plásticamente muy natural.

  Defectos (porqué no se retiene)

-   Por su invariable y algo anodino trazo grueso de la animación: una vez paladeado la frescura lumínica de su amplia paleta de colores y sorprendidos por los troquelados desplegables, el diseño de animación permanece inmutable y no ofrece variaciones a lo largo de todo el metraje.
-   Por no prestar algo más de atención a los fondos de animación, en algunas secuencias escasamente trabajados, algo imperceptible cuando el primer plano focaliza con su dinámica toda la atención, pero demandable en aquellos otros pasajes donde la acción se toma un respiro.
-   Por su empalagosa abundancia de azúcar en la valoración global del filme que muchos adultos puedan realizar, ya que su tono lineal flota constantemente de principio a fin sobre un happy flower tan excesivo que, cuando al fin se produce la ruptura catárquica del relato, esta queda desdibujada y diluida como un azucarillo demasiado usado.

 Nuestra valoración subjetiva

-    En su género: buena animación aunque algo irregular, bso… = 6,5
-    De manera genérica: narrativas paralelas, tono algo empachoso… = 5,5


        


 Consideraciones

 El penúltimo proyecto en largo presentado por la factoría de animación DreamWorks ha merecido todo tipo de valoraciones diversas y encontradas, las cuales más allá de un estricto análisis de sus cualidades intrínsecas se fomentan en relación a anteriores obras de esta compañía y en comparación, al mismo tiempo, con otras películas animadas similares o más relevantes, hecho que suele producirse por otra parte cuando se produce un estreno de esta enjundia. Relativo a esto, debemos señalar que Trolls no presenta mayores novedades o distintas perspectivas para el campo de la animación más reciente, e incluso podríamos aseverar que su dinámica, contemplada desde distintos niveles de evaluación en función de la edad del espectador, es más bien desigual, entrecortada y falta de ritmo, lo que deviene en ciertos pasajes o momentos que nos acercan al tedio. No obstante, dicho esto al respecto de otras de subtexto similar o simplemente coetáneas en el tiempo a ella, debemos abordar algunos aspectos que si nos han convencido, al margen de su desequilibrado resultado final, erigiéndose como valores que adquieren una consistencia suficiente para merecer la pena su visionado.
 Se ha señalado como uno de los principales defectos de este filme su  indefinición en el target, el cual puede dejar insatisfechos tanto a grandes como a pequeños, como si debieran limitarse forzosamente esos parámetros restrictivos a la hora de planificar una obra de animación. Pero hace ya algún tiempo que las fronteras entre animación infantil y adulta han quedado algo difusas, adaptándose trepidantes y espectaculares lenguajes visuales con sutiles mensajes en los subtextos de guion los cuales muestran potentes paradojas de enseñanza o crecimiento junto a mordaces e implícitas críticas hacia absurdas e incomprensibles conductas adultas contemporáneas. Más que un defecto, esta mixtura de lenguajes debería contemplarse como una virtud reseñable, ya que descubre y potencia nuevas y dinámicas actitudes en una decisiva etapa de crecimiento mental y provoca al mismo tiempo una reflexión sobre todo aquello sustancialmente valioso que se perdió irremediablemente en el tránsito y el aposento hacia la madurez. Esto queda concreta y perfectamente ilustrado en la secuencia de cautiverio colectivo, de trágica desesperación común, cuando la comunidad troll toma conciencia de la irrelevancia para sus destinos del libre albedrío ejercido, alejado de la responsabilidad, del peligro de la falsa confianza y la falta de conocimiento, y de la solución a estos problemas surgida desde la ilusión y el corazón más allá de la permanente felicidad inconsciente. Valioso axioma de vida que por sí mismo ya justifica la realidad de este proyecto.
 Nos atrevemos a aventurar que es sumamente complicado justificar una continuidad comercial, al estilo de otras franquicias de la saga, como las entretenidas y populares Shrek, Puss in The Boots, Kung Fu Panda o How to Train Your Dragon, a no ser por la fortuna que corra en taquilla (lo cual es tanto como decir que tenemos serias posibilidades de ver un Trolls 2), ya que la estructura narrativa del relato queda sumamente detallada y cerrada, pero si así se produjera nos atreveríamos humildemente a aconsejar que se trabajará mucho más el aspecto visual de la misma, lamentablemente descuidado en favor del movimiento de unos personajes que no logran transmitir por completo una sensación de empatía. Decir esto es tan válido como apreciar y resaltar los valores ideológicos que se desprenden de su muy bien hilvanado libreto: la importancia de la diversidad y la singularidad en un contexto comunitario, el deber antes que el ocio (la salvación para la infeliz felicidad de la comunidad gracias al bien equipado y surtido bunker del “raro” e incomprendido Rama, muy al estilo de la Cigarra y la Hormiga), la importancia de la felicidad para la pervivencia de un sistema (los trolls), la dictadura del pensamiento único basado en las tradiciones (los Bergen), el sutil perjuicio colectivo de la ambición desmedida, el resentimiento y la traición (Rosiepuff y Creek), la eterna posibilidad de cambio a base de perseverancia y al margen de las imposturas sociales (la Bergen Bridget y sus valientes decisiones finales)…
 En resumidas cuentas, Trolls es una película cuyo puro entretenimiento, sobre todo a ojos adultos, se puede hacer pesado en algunos tramos de su metraje, pero cuyo mensaje, si uno consigue prestar atención y leer entre líneas, satisface una vez más al estilo DreamWorks tanto a niños como a grandes. Merece la pena el esfuerzo.

Dirigida por Walt Dohrn & Mike Mitchell
Guion adaptado de Erica Rivinoja // Producida por DreamWorks Animation // Fotografía: Yong Duk Jhun // Música: Christophe Beck // Montaje: Nick Fletcher // Diseño de producción: Kendal Cronkhit // Dirección artística: Timothy Lamb// 93 minutos.
Reparto (solo voces): Anna Kendrick, Justin Timberlake, Zooey Deschanel, Christopher Mintz-Plasse, Christine Baranski, Russell Brand, Gwen Stefani, John Cleese, James Corden, Quvenzhané Wallis.
World Premiere: 8/10/2016 (London Film Festival, Londres, Reino Unido)
Box Office (11/2016): Producción: $125 millones // Recaudación mundial: $70 millones.
Valoraciones artísticas: Imdb (6,7), Filmaffinity (5,9), Rotten Tomatoes (77%)


sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal