Thor Ragnarok - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Thor Ragnarok

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Fantástico





 
Thor: Ragnarok (Taika Waititi, USA, 2017)


 
 
Sinopsis (de qué va)

 
Thor (Chris Hemsworth), asgardiano semidiós del Trueno, se encuentra capturado como prisionero en los confines más inhóspitos del universo; desposeído de su poderoso y quebrantado martillo, tendrá que recurrir a su indómita valentía y dotes de argucia para correr contra el tiempo, volver a su planeta natal y detener así el Ragnarok (la destrucción de su hogar y el fin de la civilización asgardiana), en su ausencia sumido en la oscuridad más tenebrosa debido al dominio implacable ejercido por una nueva y poderosa amenaza, la implacable Hela (Cate Blanchett). Pero antes, para escapar deberá sobrevivir ante una brutal prueba de gladiadores, que lo enfrentará a su antes aliado y amigo vengador, ¡el increíble Hulk!


 
Sus hechizos
· Su continua capacidad para reírse de sí misma.
· Una vez más, la camaleónica versatilidad de Cate Blanchet.
· Los maravillosos “frescos” en slow motion mostrados en las escenas de las Valquirias y el ataque final de Thor.
   
Sus desaciertos
· La escasa profundidad narrativa ofrecida a la presencia de Hela en Asgard.
· El poco apropiado uso de los efectos digitales en determinadas escenas de acción con demasiado contraste entre planos.
 

 
Primeras impresiones

De nuevo nos encontramos con la misma cantinela. Cada vez que se ha estrenado un nuevo episodio/película del fastuoso y rentable Marvel Cinematic Universe (y con ésta ya van diecisiete) la crítica más heterodoxa suele calificarlo como una superación de los logros obtenidos en los anteriores proyectos, como si innovarse perpetuamente en la capacidad de sorprender fuera tan fácil. No obstante, en el caso que nos ocupa nos parece que, si bien no se puede aseverar de manera tajante que ésta película sea mejor que sus precedentes, si podemos decir que introduce elementos singulares que la diferencian de sus antecesoras de una manera manifiestamente brillante. El diseño de producción de Sakaar, el caótico planeta basura donde se desarrolla el grueso de la acción, es radicalmente original, rabiosamente kitsch, visualmente magnético en su vertebración dispar de colores y formas, algo a lo que ayuda su rica amalgama de pobladores, entre los que destacan mediante pinceladas dialécticas y gestuales muy precisas tres principales caracteres: la enérgica determinación y desparpajo de la valiente Valquiria Tessa Thompson, el alocado desenfreno histriónico de un idóneo Jeff Goldblum como Gran Maestro de Sakaar, o mejor absurdo y cruel dictadorzuelo, y la bondadosa e inocente fuerza de Korg, bajo cuyas capas de piedra se esconde la voz de Taika Waititi.

Al margen de estas nuevas incorporaciones, la verdadera nueva estrella de la función se encarna en la piel de la sibilina y despiadada Hela, una poderosa Cate Blanchett que ya reafirma su enorme capacidad de mutación interpretativa ya mostrada en anteriores trabajo, como la increíble Manifiesto (Julian Rosefeldt, 2015); conforma aquí el vértice, con menos hondura dramática de lo deseable, del conflicto biográfico y moral junto a sus dos hermanos, el valiente y poderoso Thor (Chris Hemsworth) y el maestro embaucador Loki (Tom Hiddleston). Antiguos resentimientos, venganza inmisericorde, engaños perpetuos, afectos desarraigados y otros que perduran… toda una amalgama emotiva que subyace bajo la consistente acción, que se capacita hábilmente bajo la fórmula del suspense de acción aun a sabiendas de su seguro desarrollo.

Las secuencias de acción se alternan con algunas más pausadas donde se retarda la acción de manera voluntaria. Así, junto al desenfrenado divertimento del grueso fílmico que acontece en Sarkaar, en la que resalta la capacidad de bufa propia de la que hacen gala sus personajes mediante el efecto “Waititi”, con mordientes diálogos (atención a la nueva dimensión que presenta Hulk / Mark Ruffalo) transcurre de manera paralela el relato de Asgard de manera pobremente insulsa, sin motivos trascendente, esperando la confluencia de ambos relatos, tan sólo rescatado por la irresistible atracción que ejerce la presencia de la implacable y desalmada Hela. Este desequilibrio se acaba solucionando, como es de esperar, en su resolución, un tanto alargada con la confluencia de personajes que sirven de relleno argumental y desfilan de manera un tanto injustificable.
 
Nuestra valoración · 7,5

 En consecuencia, en conjunto nos ha gustado el viraje tonal ofrecido sobre el conjunto de la saga centrada en Thor y el conjunto del Universo Cinemático de Marvel, menos rígida y grave, desposeída del fatuo destino y desquitado de su constante necesidad de demostrar enérgico vigor. Esta es una película con una rica paleta de brillantes colores, que se despoja de manera temporal de la pátina de tristeza ofrecida por los conflictos internos e irresolubles decisiones categóricas de las últimas entregas de éstos súper héroes, un filme que en definitiva busca alentar el cómico entretenimiento de lo absurdo vertebrado al espectáculo, y a fe que a nosotros nos ha divertido. Un aliento de agradable aire fresco en un panorama de género que, una vez pérdida su arrolladora fuerza de la increíble acción fantástica, empieza a mostrar leves síntomas de agotamiento. Por muchos años, Taika.




sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal