The Invitation - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

The Invitation

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Fantástico


 
 

The Invitation (Karyn Kusama, USA, 2015)



Sinopsis (de qué va)

Invitados a pasar una velada en una de las casas dispersadas en la famosa colina de Los Ángeles, un grupo de antiguos amigos separados por el tiempo y un suceso cruel se reúnen tras dos años sin verse. Eden, la anfitriona, desapareció sin más tras perder trágicamente a su amado hijo, y ahora se presenta como una persona diferente, sin  traumas, con unos compañeros cuyos comportamientos turban e intranquilizan a su antigua pareja, Will, el cual sospecha que ocultan algo que no encaja. Con una creciente angustia mezclada por unos recuerdos que acechan en un espacio compartido con aquellos que más amaba, el comportamiento de Will se volverá cada vez más asocial y extraño. ¿Será una paranoia desatada o una fatalidad creciente que presiente?


Sus hechizos

· Su guion, magníficamente erigido sobre los detalles que se van desarrollando en forma de intranquilizadores matices que se desprende de los diálogos.
· El inteligente uso del espacio, un planificado trabajo que mueve la cámara hacia distintas perspectivas desde las cuales observamos sospechosos actos velados para el resto de protagonistas.
· Su sonido en banda sonora, una minimalista composición no necesitada de estridencias para incomodarnos gradualmente.
· Las distintas interpretaciones, cada una con un rol definido sobre escasos estereotipos, pero fundamentalmente la protagonista, que tanto expresa desde una profundidad insondable.
· Su potente clímax final, con un cierre inesperado que consigue helarnos aún más si cabe la sangre.


Primeras impresiones

 
Con todo merecimiento, la cuarta puesta en escena tras las cámaras de la directora estadounidense Karyn Kusama acabó por consagrarla como la artista que ya se intuía tras su debut con la estupenda Girlfight en el inicio de siglo, una directora con un lenguaje propio y una visión singular más allá de las estériles polémicas o injustificadas críticas que pudo recibir durante el camino recorrido hasta ésta. The Invitation recibió elogios justificados y galardones meritorios por ofrecernos una historia con una potente y profunda narrativa emocional, acerca de la pérdida insustituible y el desgarro anímico que pervive tenaz mediante un profundo sentimiento de soledad, todo ello situado en un entorno de advertencia alrededor de los peligros que provoca esa situación de vulnerabilidad y los terribles efectos que se pueden implantar en las psiques lastimadas por un alma devastada.

El desarrollo de la narración es uno de los pilares fundamentales en el éxito del proyecto. La trama avanza ofreciéndonos elementos dispersos que no acaban de encajar en una naturalidad aparente, a través de las extrañas acciones y confusas palabras (y, quizás más intranquilizador aún, los nerviosos silencios) de sus protagonistas, previéndose un desenlace incierto que en ningún caso será sosegado, amén de las acciones que observamos. En este aspecto, otro de los elementos significativos lo constituye la edición de sonido, con apagados murmullos y sordas resonancias en segundos planos que no hacen sino que acrecentar la sensación de permanente incomodidad, de algo que no va bien en ese escenario, aún sin concretar si esto ocurre tan sólo en la mente de Will o realmente existe algo tenebrosamente oculto que desconocemos. Ese doble juego acaba recreando una constante impresión de  intranquilidad, un clima perturbado en un marco de aparente normalidad que, al fin,  acaba por corromper el ánimo del espectador.

Los actores permanecen en dos estancias principales, hablando entre ellos, pero poco a poco sumamos elementos más allá del diálogo, con la inclusión de nuevos personajes y el traslado de algunos de ellos entre los distintos espacios de la casa, gracias a un inteligente uso de los planos y unos movimientos de cámara con una profundidad de campo elogiable, los cuales acaban mostrando sospechosas maniobras de unos individuos que no hacen lo que esperaríamos de ellos. Todo es muy normal y a la vez muy intranquilizador, logrando promover en el espectador un creciente deseo por conocer qué está pasando realmente, por encontrarse con un epílogo que no esperamos tranquilo y complaciente. Y a fe que consigue su objetivo.

Poco más se puede analizar sin desvelar más de la cuenta, ya que en el notable desarrollo de su historia es donde juega sus bazas y consigue sus resultados esta película. No obstante, más allá del vestido formal que presenta, admito que me ha atrapado más su corriente de estudio sobre las debilidades humanas y los insustituibles efectos de la pérdida de aquellos que más amamos que no la trama principal hacia donde deriva su desenlace. Con pocos elementos pero muy bien trabajados gracias a una apurada planificación previa, este film se erige como una de esas pequeñas gemas que aparecen cada muy cierto tiempo en el panorama del cine de género. A disfrutarla hasta el final.



Nuestra valoración · 7,4


sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal