Slender Man - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Slender Man

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Terror





 
Slender Man (Sylvain White, USA, 2018)


 
 
Sinopsis (de qué va)

En un pequeño pueblo de Massachusetts, cuatro estudiantes de instituto llevan a cabo un ritual en un intento de desmentir la leyenda de SLENDER MAN. Cuando una de las chicas desaparece misteriosamente, empiezan a sospechar que ella puede ser su última víctima.


 
Sus hechizos

· La manifiesta voluntad de entretener livianamente a través del género, del placer de la narración sin demasiadas pretensiones, dirigiéndose a un objetivo concreto.
· El trabajo de las cuatro jóvenes actrices mediante un despliegue emocional muy natural, poco fingido o forzado, recreando un halo de verosimilitud al fantástico.
·  La adecuada fotografía, ajustada al tipo de relato que se propone, jugando con las distorsiones y los perfiles en un intento de atemorizar más allá de lo sonoro.
· Su conclusión, alejada de los dulcificados estereotipos de cierre que suelen adornar este tipo de proyectos, sin estúpidos giros finales abiertos a futuras franquicias o estériles y poco creíbles happy ends.
·  El absoluto y valiente protagonismo femenino de la cinta, más allá de corrientes y oportunismos, suscita encubiertamente el horror ante el acoso de una fuerza dominante e incontrolada, masculinizado nominalmente, en una época de pleno y           justo empoderamiento del mal llamado sexo débil.


 
Sus desaciertos

· Una diversificación mínima de recursos estilísticos, mostrando gestos secuenciales y sonoros que cuales pierden fuerza y acierto en su repetición.
·  Un mayor desarrollo en la exposición de la leyenda del Slender Man; apenas sabemos su origen y el objeto de sus acciones, tan sólo observamos sus actos, lo cual le resta suficiente potencia como para empujar al producto hacia la crítica.



 
Primeras impresiones

Donde otros ven defectos y alimento para la feroz crítica, yo tan sólo observo virtudes, y más allá de un falso posado a contra corriente, quiero exponer por qué ésta, una de las primeras o más populares leyendas originadas de manera global a través de internet, encuentra en este filme un acertado acomodo al cual no se le puede exigir más que aquello que puede ofrecer.

 
Personaje creado por un usuario del foro Something Awful apodado Victor Surge, su mutante encarnación en la red global aparece bien representado en la pantalla, en su distinta apariencia, en el medio donde se desenvuelve o en sus características para aparecer y moverse. Parece muy interesante la reflexión subyacente que despierta el origen y las consecuencias de su aparición: la secuencia de las cuatro protagonistas abducidas ante la pantalla del ordenador por la feroz e hipnótica sucesión de escalofriantes imágenes se nos sirve en primer plano, haciéndonos partícipes también a nosotros de ese conjuro: la curiosidad da paso a la obsesión, y ésta a su vez a la distorsión de la percepción, efectos bien tratados incluso en la figura de la hermana pequeña de una de las protagonistas o el amigo de una de ellas, los cuales se verán afectados también por el maleficio y acoso del espíritu del bosque. Con intención o sin pretenderlo, la advertencia sobre los efectos nocivos de la fijación y credibilidad acerca de la gran cantidad de información que ofrece Internet es clara: hay que ser cautelosos con lo que escogemos, ya que la amenaza se esconde en demasiadas ocasiones tras los brillantes tenues de la inocencia.

 En su debut tras las cámaras, Sylvain White apuesta más y bien por la tensión visual, ofreciéndonos primeros planos subjetivos, improbables ángulos de encuadre y efectos de lente distorsionados para plasmar el terror creciente de las chicas ante la amenaza indeterminada, apoyada en una fotografía de matices grises con oscuros graduales, tangibles, en los cuales se dibujan inquietantes perfiles. Si a esto le sumamos la dirección gestual y el gran trabajo de exteriorización emocional de las cuatro protagonistas, el efecto podemos considerarlo notablemente aprobado: secuencias como la de la biblioteca o la de la video llamada dan buena muestra de ello, y dejan en un plano inferior la labor por enfatizar el peligro acechante mediante los efectos de sonido, poco lucidos y en no pocas ocasiones demasiado repetitivos (el crujido de la madera o el tañido de las campanas son referencias prescindibles y buen ejemplo de ello).



Nuestra valoración · 7,2

Pero en definitiva, Slender Man es un producto comercial con el objeto declarado de entretener, lanzado en una fecha concreta y dirigida hacia un target determinado, con lo cual algunos reproches lanzados tras su estreno me parecen algo estériles e, incluso, miserables; a lo largo de la película no observo soberbia ni vanidad, tan sólo intención de distraer y divertir a través del terror. Cierto, presenta algunos defectos, echa mano a algunos buenos tropos del género, pero también se erige con personalidad estilística sin necesidad de trascender inventando, y agradezco sobre manera que el desarrollo del relato desemboque en un cierre climático sin solución o salida, acorde a la exposición previa, sin intentar engañar la percepción de todo lo visto hasta el momento, sin dejar puertas de salidas abiertas a una comercialización facilona. La compro sin más, me ha proporcionado lo que buscaba, y eso tras la experiencia aún demasiado reciente de treinta y seis visionados de buen género en el pasado festival de Sitges.



sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal