Sitges 2016 - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sitges 2016

Miscelánea > Almacen de bobinas > Festival de Sitges 2016



07/09/16 - Inicio Cuenta Regresiva (un mes y despegamos... iniciamos nuestra empresa!!!)


 Tal y como tiene a bien señalar el adorado Capitán Kirk al inicio de la saga cinematográfica que supondrá el leit motiv de esta edición, "There’s no such thing as the unknown, only things temporarily hidden", lo cual viene a ser algo cómo "no existen elementos desconocidos, tan sólo cosas ocultas temporalmente"; pues bien, en este punto retomamos nuestro especial seguimiento al Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya Sitges 2016. Tras los dos tradicionales eventos veraniegos para inflamar la caldera de máquinas (en formato de proyecciones al aire libre) y sendos encuentros con la prensa durante el periodo estival (uno de en formato oficial o formal, más dirigido a la prensa, para ofrecer una buena avanzadilla de títulos, y otro más informal o popular, para enriquecer o detallar más la información,  dirigido éste a los fans o seguidores) la programación del festival de festivales de género se empieza a desvelar al fin, a la espera de conocer el line-up oficial. Hoy mismo hemos podido conocer, de la mano de los grandes colaboradores y propulsores del cine oriental CineAsia, la alineación cerrada de títulos (abundantes, para gustos de muchos; cincuenta oficiales) que vertebrarán el esqueleto fílmico de Sitges durante diez intensos días.
 En breves días conoceremos la composición exacta de la línea de salida en una parrilla cerrada casi al completo, a la espera de las sorpresas de última hora a la que nos tienen bien acostumbrados sus organizadores, en formato de sesiones sorpresa e incorporaciones tardanas ocasionales. Nuestra intención desde este espacio será la de ir desatando (o quizás acrecentando...) día a día nuestra ansiedad, compartiendo de este modo un especio de anhelo obsesivo permanente con la de cientos de miles de adeptos los cuales, año tras año, llenamos las salas de exhibición de la Blanca Subur sedientos de emociones fílmicas. Cada día marcaremos nuestra singular cuenta atrás acompañando el clásico contador hacia atrás de la breve presentación de una película a proyectarse durante el evento; lógicamente, la selección realizada corresponde a nuestros gustos e intereses, y no pretende erigirse como un acto arbitrario sin más, motivo por el cual argumentaremos brevemente nuestra elección.
 Un festival cinematográfico de unas magnitudes tan extensas como éste admite infinitud de elecciones y caminos a emprender, siendo un acontecimiento para dejarse llevar, perderse y saltarse todas las reglas cotidianas particulares, ensanchar el espíritu cinematográfico y dejarse sorprender, descubrir auténticos y gozosos hallazgos en aquellos lugares más insospechados, paladear cada singular instante que se nos ofrece como auténticos privilegiados, motivo por el cual el recorrido que iniciamos hoy tan sólo es una propuesta más dentro de ese rico universo, la cual no desmerece ni realza composiciones particulares paralelas. En resumidas cuentas, nuestra pretensión no será otra que la de ir tachando días mediante previas, dejando removerse tranquilamente las anacondas que recorren nuestro estómago hasta el 7 de octubre, y hacerlo compartiéndolo con vosotros. "Live long and prosper!"


sin comentarios


25/05/2016 - Primera rueda de prensa Sitges 2016 - 49 Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya


 Primera rueda de prensa de la próxima edición de nuestro festival, de nuevo en la Fàbrica Moritz de Barcelona, la cual básicamente ha servido para presentar en público el Cartel que presidirá todos y cada uno de los rincones de la capital mundial del cine de género (fantástico, terrorífico, trepidante...) del 7 al 16 de octubre de este año. Algún apunte estructural, básicamente de mejoras de servicios y como libro de ruta de intenciones, y poca cosa más, que no es poco, aunque a algunos les haya parecido escaso el encuentro al no avanzarse ninguno de los títulos que desfilaran por la Blanca Subur durante esas fechas.

 Tal y como ha argumentado Ángel Sala, director del Festival, el dulce no se ha podido servir fundamentalmente por una cuestión reglamentaria, al tener preferencia de anticipo otros festivales (Venecia, Toronto...) de superiores dimensiones que muy posiblemente acaben suponiendo estrenos mundiales de muchas de las cintas (unas 70 ya acordadas) que se acabarán exhibiendo durante el Festival. No es de extrañar si tenemos en cuenta la magnitud contractual que invade cualquier objeto de consumo masivo en los tiempos actuales, o bien el exceso de celo (cálculo mercantil o financiero, vamos) de las productoras para con sus filmes (el impacto mediático de estrenar en un festival de categoría A); en definitiva, cuestiones colaterales que seguramente en más de un caso obvian el enorme prestigio de estrenar (aunque sea a nivel europeo, o en última instancia, estatal) en el más importante de los festivales de género, así como el largo recorrido que augura para muchísimas cintas surgidas de aquí una aceptación positiva por parte del público (este es uno de esos festivales que pertenece más al público que a la crítica, eso es evidente)... el boca-oreja, vamos...

 El número de películas que se podrán visionar en Sitges 2016 será similar a las del año pasado (alrededor de 170), aunque existe la intención de redistribuirlas de tal modo que en sus Secciones Oficiales no acaben entrando más allá de 25 (veremos a ver...). Conforme a su propia naturaleza histórica, el Festival apuesta decididamente por pasar olímpicamente de los prejuicios más rancios llegados de otros festivales o entornos (fundamentalmente se ha mencionado al dogmático Cannes) y erigirse en plataforma de exposición de lo más controvertido, o lo más obviado o denostado, en busca de resituar los valores propios de algunas de estas obras artísticas. Aquí todo tiene cabida, siempre que se sustente sobre sólidos argumentos cinematográficos, y se siente especial predilección por la mirada desviada, por lo obviado, sea de la naturaleza que sea (con matices de género, eso sí). Evidentemente, mencionar esta recién clausurada edición de Cannes y la controversia habitual por la selección o el valor artístico de alguna de sus proyecciones nos invitan a pensar en la última aventura estética de uno de los últimos directores predilectos del Festival, el danés Nicolas Winding Refn y su The Neon Demon, al cual deseamos fervientemente que retome el brillante rumbo de sus inicios tras su penúltimo y algo fallido film, la sobrexpuesta y vacua estética de Only God Forgives (Sitges 2013), aunque también en otro enfant terrible, éste del cine galo, Olivier Assayas (mejor directos ex-aqueo en Cannes 2016) y su Personal Shopper, ya presente en Sitges 2002 con su estupenda rareza Demonlover. En fin, suposiciones cercanas pero sin confirmación alguna, de momento, hasta principios de julio.

 En cuanto al leit motiv de este año, el quincuagésimo aniversario de la saga Star Trek, se han anunciado visitas (en plural) de su amplio y vasto equipo y alguna que otra programación, aunque se ha querido dejar bien claro que la intención del Festival no es la de presentarse como centro de convención o lugar de peregrinaje único para los fans del universo trekkie. Evidentemente, se aprovecha este aniversario para programar la que será una de las secciones estrellas alternativas (a la espera de poder conocer su configuración), la nombrada 'Red Planet Marx: la conquista (soviètica) de l'espai', que estará configurada por películas de género fantástico creadas entre 1957 y 1978 en las extintas URSS, República Democrática Alemana y Checoslovaquia, además de Polonia, y las cuales contarán con una introducción articulada por un especialista y un post-screening en cada una de sus proyecciones. A ver como cuadran sus pases (seguramente el grueso vaya para Casino Prado), porque tiene pintaza.

 El Cartel, por otra parte, va de la mano de la temática espacial escogida este año, presentándonos una constelación indeterminada, una cartografía espacial que remite a los viajes intergalácticos (de ahí a Star Trek, lógico) y que marca un perfil decididamente conceptual, sugerentemente implícito, sintéticamente sobrio y elegante; como cada año va a gustos, lógicamente, pero a nosotros nos encanta tanto por su diseño como por su carácter singular. Como viene siendo habitual, una edición más todo el trabajo de posicionamiento de imagen y marca de esta edición correrá a cargo de la prestigiosa agencia de publicidad China.

 Por último, pero no menos importante, dos noticias más. Una que nos hace especial ilusión es el afianzamiento (esperemos que con un recorrido mayor que la prueba piloto de hace algunos años) de la Sala Tramuntana como hermano menor del majestuoso Auditori en el frente marítimo del epicentro festivalero. Se prometen mejoras importantes que redunden en la comodidad y la exhibición. Bien, aunque nos causa un poco de temor que no acabe agravando la dicotomía existente entre el festival del pueblo (aquel que se proyecta en el retiro y el Casino Prado) y el otro festival, el de los fastos y las galas, el oficial, del Auditori y salas anexas. La otra gran novedad, excelente en todos los sentidos, es la vuelta de los cortometrajes a concurso al pantallón del Auditori, donde será mostrada una colección más selectiva de cortos con, recordemos, posibilidades de optar a los premios Óscar 2017 (el que resulte vencedor).

 Por ahora esto es todo. Esperaremos ansiosos el paso rápido de estas semanas con el fin de conocer las primeras películas a exhibición de Sitges 2016, aquellas que nos comenzarán a provocar aquella sensación única, privilegiada, de sobras conocidas por la legión de seguidores del mejor festival de género del mundo.


sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal