Nightcrawler - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Nightcrawler

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Melodrama


 
Nightcrawler (Nightcrawler, Dan Gilroy, USA, 2014)


 
 




 
 
Lou Bloom (Jake Gyllenhaal) es un joven sin oficio ni beneficio, enigmático, de comportamiento errático, un espabilado que aprende rápido las reglas de su entorno y se adapta velozmente para subsistir. Algo nos dice que disfruta haciendo aquello que hace, y  que no se detendrá hasta propulsarse a sí mismo. Todo comienza tras coincidir con unos freelances audiovisuales que graban descarnadamente un accidente automovilístico; aquí germina una idea en su mente, una idea que desarrollará sin límites ni reglas…

 
 
 Nightcrawler despierta, ya en sus primeras secuencias, un fuerte sentimiento de déjà vu en el espectador en relación a aquello que está viendo. Efectivamente, la textura de la composición fílmica que acompaña el contexto donde se desarrolla la historia remite al instante a otras cintas que dejaron un grato recuerdo en la memoria de la mayoría de los espectadores, como las vistas en el marco de nuestro festival The Chaser (2008), The Yellow Sea (2010), ambas de Na Hong-Jin, o la fundamental Drive (2011), por citar tan sólo algunos ejemplos. Todas ellas presentan en común composiciones al amparo de la oscuridad nocturna, con una fotografía neta y precisa al uso y estilo del Michael Mann más espectacular (el thriller fundacional Collateral, 2004, supone el ejemplo más claro), con unos encuadres que oprimen el espacio exterior hasta la extenuación y sumergen al espectador hacia un estado de tensión latente, en el marco de los peligros acechantes de la noche urbana.
 
 Entre estos parámetros se mueve también la obra prima como director de Dan Gilroy, conocido por su labor de guionista (autor del estupendo libreto de The Fall (2006), Mejor Película en SIFF 2007) y cuyo primer film supone una de las sensaciones de la temporada desde su aparición en el TIFF 2014. Rápidamente, comenzaron a circular por las redes mensajes sumamente positivos acerca del pelotazo de este film, con la presentación del conjunto de ases ganadores que tan sólo algunas películas acreditan y que, a la postre, acaban aglutinando opiniones positivas tanto de público como de crítica. Las valoraciones efectivas se sustentaban en varios pilares fuertemente cimentados a la raíz de un potentísimo guion, con varias capas temáticas superpuestas: una estupenda labor de interpretación de su actor protagonista (absoluto), Jake Gyllenhaal (cuyo agente da en la diana cada vez que escoge, últimamente, sus apariciones en la gran pantalla), una recreación del clima en el que se desarrolla la historia a la altura de los mejores thrillers de los últimos años y una BSO con innovaciones en la partitura más clásica del excelente James Newton Howard.
 
 Del trabajo de Gyllenhaal es necesario resaltar ese aura permanente de gélida inhumanidad que nos ofrece ya desde la primera secuencia, con ese duro rostro que muestra un pétreo gesto, que nos despierta una enigmática curiosidad por el pasado que conforma su presente (que no se nos explica pero que se adivina),  y el cual al mismo tiempo intenta arrancar ese sarcasmo evidente del carácter más experimentadamente egoísta e hipócritamente social. Porque, no nos engañemos, una de las primeras críticas que ejerce esta historia se basa en el falso convencimiento de una sociedad libre y democrática, del todo vale, del Do It yourself a costa de todo y todos. Es, por tanto, un perfil de ser deshumanizado socialmente, una persona no insertada éticamente en las más elementales reglas de convivencia pero que, a pesar de todo, consigue medrar gracias a su perspicacia y sus sucios ardides. Seguramente es un estereotipo demasiado reconocible para el espectador, con un poderoso efecto de atracción-repulsión tan característico de los villanos coetáneos más utilizados en el cine contemporáneo, al estilo del inolvidable yuppie Patrick Bateman de American Psycho ( SIFF 2000), versión siglo XXI.


 

 
 Su guion, por otra parte, se presenta como una auténtica delicia para los gourmets de las capas temáticas superpuestas. Mediante una ácida visión de la sociedad occidental actual, critica subversivamente el salvaje capitalismo individual, los objetos de consumo de masas rápidos y fútiles, el divertimento instantáneo aun a costa del pervertimiento de la propia sensibilidad, la prostitución de la imagen y los medios de comunicación en pos de la adoración del rey dólar y la reina ascensión, la feroz competencia laboral sin medidas ni límites, la horripilante aberración que se erige en torno a rehuir la evidencia más palpable, todo por gracia y obra de subsistir y pervivir mejor dentro de esa escala social putrefacta e infecta.
 
 El desfile de estatuas sin alma contrasta con la pobreza de espíritu, inocente bondad, del único ser que desde su ignorancia plantea incómodas dudas, interrogantes dolorosos para el alma, desarrolla decisiones, en suma, que acaban desembocando en un final no por esperado menos doloso (el partenaire laboral de Gyllenhaal). Lamentablemente, este real panorama de desencanto ético se acaba cerrando con un poso de sarcasmo que, después de la valentía mostrada mediante el planteamiento de temas tan espinosos pero tan culpablemente cercanos, está claramente de más y acaba desdibujando levemente el carácter del protagonista. Un defecto que no lastra, no obstante, la óptima nota final de este film.
Dirigida por Dan Gilroy
Guión original de Dan Gilroy // Producida por Open Road Films / Bold Films // Música: James Newton Howard // Montaje: John Gilroy // Vestuario: Amy Westcott // Diseño de producción: Kevin Kavanaugh // Dirección artística: Naaman Marshall // 113 minutos.
Reparto: Jake Gyllenhaal, Rene Russo, Riz Ahmed, Bill Paxton, Kevin Rahm, Ann Cusack, Eric Lange, Anne McDaniels, Kathleen York, Michael Hyatt.
Localizaciones de rodaje: Chinatown Express - 252 S Western Ave, Los Angeles, California, USA (Murder Suspects in Restaurant); Dinah's Family Restaurant - 6521 S. Sepulveda Blvd., Westchester, Los Angeles, California, USA (interview) (Rick's job interview); KTLA Studios - 5858 Sunset Blvd., Hollywood, Los Angeles, California, USA;Laurel Canyon Boulevard, North Hollywood, Los Angeles, California, USA
(car chase with murderer); 1st Ave & Western Ave, Los Angeles, California, USA (Carjacking); Figueroa Terrace, Echo Park, Los Angeles, California, USA (Bloom's apartment); Ocean Front Walk, Venice Beach, Venice, Los Angeles, California, USA (stolen bicycle); Interstate 105, El Segundo, California, USA (car fire on freeway); Mulholland Drive, Hollywood Hills, Los Angeles, California, USA (Bloom altering a crash scene); Studio City Shell Station - 12007 Ventura Boulevard, Studio City, California, USA (Putting gas in the Dodge Challenger).
World Premiere: 05/09/2014 (TIFF / Toronto - Canada)
Box Office (5/2016):Producción: $8,5 millones // Recaudación mundial: $38,7 millones.
Valoraciones artísticas: Imdb (7,9/10), Filmaffinity (7,3/10), Rotten Tomatoes (95%)



sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal