Moonlight - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Moonlight

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Melodrama



               

    9 pelÍculas para 1 destino:  OSCARS 2017







Moonlight

(Barry Jenkins, USA, 2016)




En pocas palabras

Todos tenemos un carácter forjado por años de circunstancias y experiencias que soportamos o elegimos a lo largo de nuestra trayectoria vital. Esta película sigue, a través de tres momentos fundamentales de su existencia a una de ellas, en el marco de la década de los ochenta en Miami: en su niñez apodado Little (Alex R. Hibbert), oriundo de barrio marginal y conflictivo, donde subsiste al lado de una irascible madre adicta al crack (Naomie Harris) y con la compañía amistosa de Juan (Mahershala Ali), capo de barrio que ejercerá de mentor y consejero; en su adolescencia llamado Chiron (Ashton Sanders), introvertido y solitario, temeroso, etapa en la que descubrirá la ternura nunca imaginada gracias a 0tro adolescente; y, finalmente, en su etapa adulta conocido como Negro (Trevante Rodas), en la que lo observamos imitando las formas y ejemplos de su impactante modelo Juan, cerrando así un círculo viciado, un bucle vital del que es altamente improbable, sumamente difícil, escapar.



Nos ha gustado

La ensalzable y valiente intención de la película, trasladando a la gran pantalla una historia que aparca cualquier rastro de los actuales dilemas raciales preexistentes en el panorama cinematográfico contemporáneo para centrarse con firmeza y austeridad en algunas de las problemáticas más profundas y dolorosas de aquellas comunidades desapegadas del sistema norteamericano difundido como ordinario y  general, desmontando las falsas expectativas del bienestar y mostrándonos una realidad paralela extendida en la que la lucha por la subsistencia acapara toda la trayectoria biográfica de los que la sufren, siendo altamente improbable escapar de ella a pesar de la resistencia y esfuerzos que se puedan emplear. Este determinismo espacial, en el que el lugar de crecimiento marca de manera decisiva el destino de los sujetos, es especialmente notable en entornos degradados donde la dura realidad choca contra el espejo de unas posibilidades inalcanzables, quedando expuestos los individuos a destinos trágicos, como la miseria, la cárcel o la droga.

La abierta crítica contra la intolerancia y la discriminación de género, absurda e inaceptable en un sistema donde los parámetros educativos alcanzan cotas mínimas de libre pensamiento, pero por ese mismo motivo lógica en aquellas sociedades donde se pretende y asume un férreo control sobre el ciudadano y su capacidad para pensar o decidir, o bien en las comunidades donde los estándares educativos permanecen atrapados entre parámetros dicotómicos obsoletos y lamentablemente incuestionados. En la línea de lo señalado en el anterior parágrafo, el valor de la película gana enteros en este terreno sustancial, ya que su discurso traspasa fronteras y tiempos, situando su razón de ser en el eje de nuestra realidad más cotidiana, ya que a pesar de estar altamente permeabilizados a esta insensatez y otros horrores diarios todos somos conscientes de que éste es un problema que nos afecta de manera directa, corresponsables como somos de convivir en una sociedad en la que el individuo si tiene algo que decir (esas tomas de espaldas, dejando en el anonimato al protagonista, universalizándolo, así lo demuestran).

La interpretación minimalista, sintética, exenta de frívolos alardes o insustanciales aspavientos, que realizan todos y cada uno de los personajes que pueblan este crudo y naturalista relato, donde la mirada más allá de los gestos pretenden transmitir el estado emocional por encima de cualquier palabra, empleando con sutileza la denuncia ante la injusticia, el cariño anímico que deja paso al amor libre o la entereza enfrentada a la vergüenza o la duda.

El empleo de recursos mínimos obteniendo hábilmente un gran resultado, en un proyecto cinematográfico de bajo presupuesto dotado de imaginativas soluciones a nivel técnico, destacando sobremanera una pálida y hermosa fotografía, sobreexpuesta en sus tomas diurnas o interiores e iluminada tenuemente en sus capturas nocturnas.



        



No nos ha acabado de convencer

El tempo del filme, alarmantemente prolongado, con multitud de primeros planos aguantados con escaso sentido. Entendemos la intención y apreciamos muchos aspectos, pero en verdad creemos que estamos ante unos resultados globales fallidos, los cuales ofrecen cierta sensación de presunción, de querer mostrar un pequeño pero universal relato de manera sospechosamente artística, hasta unos extremos que pueden derrumbar el interés por el defecto de su prolongación innecesaria, de unas tomas a las que le sobran algunas minutos, de algunas escenas que pudieran haberse concretado de manera más elemental con el mismo efecto y resultado. Es una película autoral, sin duda, un filme valiente que sabe aprovechar inteligentemente sus mecanismos, pero nosotros no lo acabamos de comprar al precio que lo están vendiendo. Nos parece desorbitado, la verdad.

 
 Nuestro veredicto: 7,1
1 Comentario
Voto medio: 114.0/5


Fina Usatorre
2017-03-22 22:48:54
He ido a ver la película con mi pareja, y el principio es sorprendente por el tipo de filmación, parece hecha con una cámara convencional. Conforme el film va avanzando, el interés va creciendo hasta el punto de conseguir que sientas empatía con el personaje principal, a pesar de sus comportamientos comprensibles dada la vida de Chiron. La lentitud en algún momento de la película, puede representar el carácter tan introvertido del protagonista. Nos ha gustado.
Nos sorprende que en EE.UU le otorgaran el Oscar a la mejor película dada la temática.
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal