La Autopsia de Jane Doe - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Autopsia de Jane Doe

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Terror





 
 
La autopsia de Jane Doe
 
(The Authopsy of Jane Doe, André Øvredal, Reino Unido, 2016)

 
El señuelo del sótano

 

Sinópsis

Un pequeño pueblo de Virginia es el escenario de una violenta e inexplicable matanza, donde son encontrados cuatro muertos en una casa y, semi-enterrada en su sótano, el cadáver de una enigmática y bella joven que responde al apodo de Jane Doe, la cual es trasladada de urgencia por el sheriff local a la antigua y gélida morgue propiedad de la familia Tilden, el viejo gruñón Tommy y su adulto hijo Austin. Aparentemente, el cuerpo inerte de la joven desconocida no presenta signos de violencia, pero un extraño rompecabezas irrumpirá cuando se inicien las escisiones para observar el interior de su cuerpo: múltiples huesos quebrados, diversas cicatrices y algunas quemaduras desmienten el buen aspecto exterior del cadáver, sin ningún signo aparente de rigor mortis. ¿Cuál es la extraña causa del fallecimiento?, ¿De qué manera ha sufrido tantos daños internos?, ¿Quién es Jane Doe? Muchos interrogantes y pocas respuestas en un entorno familiar que devendrá rápidamente en hostil y aterrador ante la sucesiva aparición de sucesos paranormales, hasta el punto que…

 
 
Conceptos

La concepción ética cristiana de la familia: El desarrollo de la relación entre padre e hijo, protagonistas principales y prácticamente únicos del filme, acaba significando una línea narrativa paralela a la de la historia principal, estableciendo una fuerte consistencia y credibilidad al relato de horror original. Los continuos remordimientos, el sentimiento de impotencia ante la pérdida irremediable y dolorosa de su querida esposa, así como la certeza de saber que su hijo tarde o temprano lo abandonará para hacer su propio camino atenaza constantemente el pensamiento del viejo Tommy, con una presencia oculta y agazapada a la espera de salir al exterior, tan sólo apaciguada por la presencia de su única razón de ser actual, el amor por Austin como reflejo del amor por su esposa; sólo desde este planteamiento se entiende el proceder y la resolución de sus acciones.
Al mismo tiempo, Austin se debate internamente entre su deseo natural de realizarse por sí mismo, alejado del grave peso de la tradición familiar, y su preocupación por la estabilidad emocional de su padre tras la pérdida de su madre; ese instinto de protección hacia lo paternal le obliga a ser respetuoso y calmar su juvenil y natural ímpetu, le fuerza a quedarse durante esa fatídica noche en la morgue acompañando a su padre, le empuja al triste final de su existencia.
Ambas actitudes se desarrollan de manera implícita pero suficientemente clara, argumentando la acción hasta tal punto que desde las mismas se erige la película con una personalidad muy original, hasta el punto de alejarse de las arbitrariedades e incongruencias propias de otros filmes de género similares. Ambas actitudes surgen y se apoyan en la concepción ética tradicional compartida por una inmensa mayoría de la población mundial para la que la familia es el reducto último a preservar y defender ante cualquier contingencia exterior.

El triunfo de lo irracional, el resquebrajo del método científico: Tommy Tilden encarna el derrumbe de los fundamentos racionales apoyado en la praxis científica más tradicional: la exclusiva validez de lo irrefutablemente cierto basado tan sólo en aquello demostrable y cuantificable, en lo contrastado mediante métodos de ensayo/error y fuertemente respaldado en el dictamen de la experiencia. Todo eso se le viene abajo tras el apagón general y los sucesos posteriores; lentamente su ordenado pensamiento se irá apagando para la ciencia y empezará a abrirse paso a lo inconcebible, al horror más irracional e incomprensible, asumiendo su derrota antes de su inútil sacrificio cuando se abraza a la fe más ilógica y demencial al implorar clemencia al cadáver (asumido antes) inerte de Jane Doe.



    

 
 
El Personaje

La elección del personaje fundamental en este relato no propone demasiada dificultad debido al reducido casting con el que cuenta; dejando atrás el prólogo, tan sólo vemos fugazmente al Sheriff  Sheldon (Michael McElhatton) y a la novia de Austin (Ophelia Lovibond), con lo cual la terna de personajes restantes se reduce a la propia e inexpresiva Jane Doe (Olwen Catherine Kelly)  y a los Tilden. De entre ellos, el que lleva mayor peso sobre todo en su parte dramática es el de Tommy, el padre encarnado por el veterano escocés Brian Cox, con más de doscientos papeles en su haber y cuya fuerza expresiva labrada en un método muy particular y la experiencia de todas esas tablas le acredita como un actor que transmite mucho con muy poco, que traspasa y cala la secuencia llenando cualquier proyecto en el que participa por muy humilde que sea. Idóneo para interpretar un carácter con la complejidad de lo anteriormente descrito.


La toma / la secuencia

Sin duda, toda la primera parte del filme atrapa y sumerge al espectador en el suspense más con un in crescendo a fuego lento más propio a lo Sherlock & Watson pasados por la batidora de la escisión; es a lo largo de este primer segmento cuando se van descubriendo las distintas piezas del enigma de la matrioska Jane Doe. Aquí todo es sutilmente importante, claramente personal; la iluminación de la sala de disección, los ángulos de cámara escogidos para las tomas, la crepitante edición de sonido(s), los fantásticos y artesanales efectos logrados con las estupendas prótesis utilizadas, los diálogos entre mentor y aprendiz…Todo ello nos conduce sin prisa pero sin pausa al fundido negro del apagón, tras lo cual el grand guignol del terror más inteligente y el horror más gélido aunque algo burdo nos acompaña velozmente hasta la tintineante y simpática conclusión.


La valoración

Gélida belleza, perpetua venganza. Un entorno mínimo, suficiente y adecuado. Un relato de terror basado en terroríficas y ancestrales historias de la América más visceral. Unas interpretaciones ajustadas al frente de una ajustada producción que sabe sacar provecho de todos sus recursos… una segunda parte que, sin desagradar, se nutre de buenos tópicos y pierde algo de fuerza y originalidad.

Nuestra nota: 6,8
 
 
 
 


sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal