Hell or High water - Travelling circular

Travelling circular
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Hell or High water

Impresiones / Reseñas > Gran Angular > Thriller


               

   9 pelÍculas para 1 destino:  OSCARS 2017










Comanchería

(Hell or High Water, David Mackenzie, USA, 2016)



La dignidad del honor



Sinópsis

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas. Eso es lo que piensa seguramente uno de los protagonistas de esta polvorienta y tensionada historia, padre de familia al borde del desahucio, cuando requiere la ayuda de su hermano ex convicto con tal de trazar un plan temerario con el fin de conseguir reunir la cantidad de dinero necesaria para no perder su modesto rancho, levantado con todo el esfuerzo de una dura vida de trabajo. Su audaz objetivo consiste en atracar rápidamente el mayor número posible de sucursales bancarias de la entidad sin escrúpulos que pretende arrebatarle un gran trozo de su vida, para así hacer frente a la deuda con sus propios dólares. Pero como suele ocurrir en estos casos, sus propósitos no se desarrollarán según las previsiones, así que deberán actuar rápido y pensar poco en una auténtica carrera contra reloj contra su destino y las consecuencias fatales de sus actos, con el añadido de unos pertinaces y sagaces rangers andando tras su sombra.


Conceptos

Dignidad y responsabilidad: Concepto fundamental que recorre transversalmente todos los subtextos del filme, que otorga sentido a los movimientos de cada uno de los personajes en el decadente y vacuo decorado de sus vidas… y no hablamos tan sólo de los cuatro principales caracteres, sino también de los demás actores que conforman este entorno desgastado por el abuso y la violencia: las dos camareras, la más joven con el suficiente arrojo de no dejarse arrebatar el golpe de suerte caído como propina del cielo y que hará más bien a su entorno que a ella misma,  la más veterana con la suficiente personalidad como para no ofrecer ni un resquicio de duda en un mundo dominado por los hombres; la primera cajera del banco y el anciano cliente del segundo, con la valentía para no amedrentarse ni rebajarse ante la imposición violenta; los clientes del bar, la ex mujer de Toby Howard… y así con todos ellos, en claro contraste con la debilidad y la cobardía de los más poderosos, en este caso el director del banco que ejecuta el embargo sobre la propiedad de los Howard.

Mención aparte, lógicamente, cabe hacer sobre las dos parejas principales. Tanner Howard (Ben Foster) se agarra sin titubeos a la oportunidad de construir aquello por lo que siempre lucho, aquello que lo configuró como hombre fulminó sus deseos de pertenencia a un lugar donde poder recoger algo de cariño, aun a sabiendas del seguro y fatídico precio que pagará; Toby Howard (Chris Pine) defiende con determinación y detallado cálculo la venganza contra la injusticia y el abuso de un sistema que cosifica a los seres humanos y los estruja hasta exprimir su último aliento de vida sin consideración ni remordimientos, aun a sabiendas que el triunfo no recaerá en él directamente, sino más bien la maldición eterna.

Por su parte, la pareja de rangers nos muestran visiones opuestas de la dignidad y la responsabilidad, desde el punto de vista de su propia biografía y sus propios deseos de futuro: el calmado pero seguro Alberto (Gil Birmingham) se define mediante su estoicismo, su tranquilidad para aguantar el gruñón carácter de su compañero desde el respeto por la experiencia, con la seguridad que otorga el conocimiento de los propios orígenes y la responsabilidad que ello comporta, y el crepuscular y veterano Marcus (Jeff Bridges) se mueve desde un ácido sarcasmo como coraza y una firme voluntad de no cejar en su propósito de justicia.

Podríamos señalar muchas otras virtudes de este soberbio retrato que confronta una realidad demasiado lacerante y descarnada, demasiado cercana, con los estériles decorados de cartón piedra que el capitalismo ofrece a todos los ciudadanos del mundo como panacea universal (la excelente fotografía granulada y desgastada, el buen empleo del sonido, la habilidad en el movimiento de la cámara…), pero, para ser honestos, hemos de decir que la descomunal fuerza del proyecto se apoya firmemente en los sólidos valores que propulsan la sustancial constitución y los determinantes actos de los seres que pueblan el devastado paisaje de esa América fronteriza donde los sueños sugeridos vuelan en mil pedazos. Eh aquí la grandeza de esta pequeña historia.



    

    

El personaje

Sobre este excelente casting y la maravillosa interpretación de sus cuatro personajes principales es difícil seleccionar un solo rol por encima del resto, pero sí uno de ellos nos ha robado el corazón ese es Marcus Hamilton (Jeff Bridges). Veterano ranger al borde de la jubilación, sospechamos lo dura que será la misma para un temperamento tan activo, y adquirimos la certeza al principio de la caza por una conversación mantenida dentro del coche con su compañero. Pocos alicientes le quedan en su gastada vida tras la muerte de su amada esposa más que la búsqueda de la justicia; su insomnio es alimentado por la tristeza y la añoranza, y en el brillante epílogo final veremos como esta resistencia contra la apatía es la que lo arrancará de su sofá y lo impulsará a hacer lo que finalmente lleva a cabo. Sus encontrados sentimientos interiores se ocultan mediante la máscara del sarcasmo más sagaz y la verborrea más afilada y sentenciosa, lo cual lo hacen parecer como un viejo gruñón ingenioso a la vez que irrespetuoso, pero al final veremos que tan sólo es eso, su manera de acercarse a los demás seres humanos, especialmente en la emotiva escena de su ascenso a la montaña y la ejecución de justicia personal necesaria. La evolución de su personaje, por si misma, ya es acreedora de los máximos reconocimientos interpretativos (una vez más).


La toma / la secuencia

En un filme de estas características, donde todos los detalles suman para delimitar con precisión el mensaje, son muchas las escenas o tomas que engrandecen el relato, dificultando de este modo la elección de alguna en concreto, pero si tuviéramos que decantarnos por una o unas huiríamos de aquellas que ilustran su ropaje de acción, su envoltorio en forma de thriller, y escogeríamos aquellas con una mayor densidad dramática, la cuales fundamentan sustancialmente el resto de tramas paralelas. Por este motivo nos gustaría exponer como medulares dos secuencias que justifican las acciones primordiales del filme, que acreditan el motivo que impulsan las acciones de todos los personajes. Tras los primeros robos, los hermanos Howard se resguardan en la granja familiar, lo cual supone el retorno del mayor tras su salida de la cárcel; en esa escena, nos enteramos cómo murió la madre de ambos, el sentimiento de culpa por la ausencia de Tammer, los tristes motivos que explican la misma, al tiempo que observamos el cariño entre los dos, la unión desde la diferencia. La segunda escena tiene lugar en la cafetería justo antes del tercer robo, y muestra una conversación en la que oímos cuales son las motivaciones de los actos de ambos y el distinto propósito y objetivo de los mismos, uno algo dubitativo, el otro con la certeza del destino que le aguarda. Esas dos escenas otorgan una imprescindible textura al resto de la narración, nos hacen participes del pasado y el futuro de esos dos personajes al mismo tiempo que nos invitan a reflexionar sobre qué determinantes son las vicisitudes que nos encontramos a lo largo de nuestra vida para configurar nuestro futuro.


La valoración

¿Qué podemos decir más? Nos encontramos ante un contundente y auténtico must see, absolutamente necesario para comprender que el enorme ingenio y talento no precisa de ataduras ni intromisiones colaborativas por la libertad que concede el no atender presupuestos fastuosos ni regímenes de mercado. El arte se expresa de muchas maneras, pero siempre desde la valentía y la libertad; en este caso, para enfrentarnos con una realidad que duele admitir, redimida por los gestos humanos de los seres que llenan la pantalla.

Nuestra nota: 9,2


sin comentarios
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal